Inicio » Causas del síndrome de burnout » Síndrome postvacacional, vuelta a la cruda realidad

Síndrome postvacacional, vuelta a la cruda realidad

El síndrome postvacacional consiste en la incapacidad que sufrimos para poder readaptarse al trabajo tras el periodo de descanso. Se trata de un problema subjetivo de cómo nos relacionamos con nuestro entorno y como se contrastan nuestras expectativas con la realidad. Este hecho hace que esté especialmente ligado al síndrome de burnout.

Síndrome postvacacionalTras las vacaciones, volvemos al trabajo con las pilas cargadas. Sin embargo, en muchas ocasiones la desconexión con la rutina diaria del resto del año y con las responsabilidades del trabajo es muy grande, lo que provoca un cambio demasiado brusco de hábitos. Se debe tener en cuenta que al comenzar nuestro periodo de vacaciones, el cambio lo podemos realizar de manera progresiva hasta poder relajarnos y olvidarnos por completo. Esto quiere decir que vamos modificando progresivamente nuestra rutina y horarios hasta la nueva situación de vacaciones. Sin embargo, al volver de las vacaciones nuestro trabajo nos obliga a modificar de forma inmediata nuestros horarios y hábitos.

De este modo, podemos considerar que el síndrome postvacacional no tiene su origen únicamente en el deseo de tener más vacaciones, sino en que nuestro organismo y mente se resienten de cambios bruscos en su ritmo de actividad que se pueden manifestar con fatiga, ansiedad, insomnio, falta de apetito o apatía. En este sentido, si padecemos síndrome postvacacional es probable que lo superemos con el tiempo, sin necesidad de dar un giro en nuestra vida laboral.

Existen varios consejos (1) que nos ayudan a evitar el síndrome postvacacional:

  • Es recomendable partir las vacaciones en dos tandas de 15 días. De esta manera es más sencillo que podamos descansar del trabajo sin llegar a romper con los hábitos diarios.
  • Intentar mantener unos horarios, en especial de comidas, similar en vacaciones y durante el trabajo.
  • Debemos procurar dormir un número similar de horas en ambos periodos.
  • Utilizar los dos últimos días de vacaciones para adaptarse de nuevo al ritmo de vida laboral sin hacerlo de manera brusca.
  • Es recomendable que mantengamos un ritmo de actividad física similar en vacaciones, para no padecer una sobrecarga de trabajo al volver.

(1) Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria. El síndrome postvacacional. Septiembre, 2004.