Inicio » Combatir el síndrome de burnout » Síndrome de burnout combatido con las vacaciones

Síndrome de burnout combatido con las vacaciones

El síndrome de burnout se puede combatir si se planifican correctamente las vacaciones. Las vacaciones tienen que servir para reponernos del trabajo y lograr un descanso. No debemos entender nuestras vacaciones como una forma de huir de nuestro trabajo, ya que la vuelta al trabajo sería mucho más traumática y desarrollaríamos tanto síndrome postvacacional como síndrome de burnout.

Planificarse bien las vacaciones evita quemarseLas vacaciones tienen que ser un periodo de descanso tanto físico como mental, no de escapismo. Por tanto, a la hora de planificar nuestras vacaciones debemos hacerlo de forma que no cambie de manera radical nuestro día a día. Los cambios bruscos entre los periodos vacacionales y los laborales pueden degenerar en problemas del organismo propios del síndrome postvacacional, pero también aumentar nuestro grado de frustración en el trabajo.

Por ello las vacaciones es buena idea repartirlas en varios periodos a lo largo del año de manera que vayamos gozando de pequeños descansos, suficientes para reponerse, sin romper el ritmo de vida. Durante las vacaciones es recomendable mantener unos mismos hábitos y nivel de actividad física para no generar trastornos al organismo.

El reposo y el tiempo que nos ofrece las vacaciones puede ser aprovechado para valorar con perspectiva dónde radica nuestra insatisfacción en el trabajo y si existe alguna manera de que nosotros mismos podamos aliviarla. El ambiente de bienestar de las vacaciones nos permitirá ver con más claridad los aspectos positivos de nuestro trabajo.