Inicio » Combatir el síndrome de burnout » Empleado quemado, soluciones de jefe

Empleado quemado, soluciones de jefe

Los jefes tienen en su mano una oportunidad de oro para prevenir el síndrome de burnout. Como jefe se dispone de una serie de mecanismos de prevención y de tratamiento del trastorno. No actuar a tiempo no sólo afecta al trabajador sino que también acaba por ahondar notablemente en los resultados empresariales.

Ser jefe nos coloca en una posición privilegiada para aliviar el síndrome de burnoutEvidentemente, es muy difícil prevenir al 100% la aparición del síndrome de burnout, en especial, debido a que es un trastorno con raíz subjetiva del trabajador. Sin embargo es deber del jefe facilitar los mecanismos de combate.

El primer paso es ser capaz de percibir los síntomas de burnout en los trabajadores bajo su mando. Si percibe que se está deteriorando el rendimiento e ilusión del trabajador se debe actuar. La mejor forma de actuar es prever qué factores se detectan en la oficina que pueden ser causa de estrés laboral y pueden ser dos. Unos buenos resultados pasan por trabajadores satisfechos.

Otro punto importante es mantener una comunicación abierta y sincera con los empleados. Si se logra que los empleados puedan argumentar abiertamente sus deseos y frustraciones y aporten ideas, se luchará de manera mucho más efectiva contra el síndrome de burnout. De igual modo, es importante mantener una buena comunicación de manera que el trabajador sepa en todo momento que su esfuerzo se está valorando y que puede ganar iniciativa en la empresa con su trabajo. También es importante ayudar a corregir los errores que pueda hacer el trabajador para mejorar su satisfacción laboral.

Antes de contratar a un trabajador es conveniente asegurarse de que comprende las obligaciones y responsabilidades que conlleva el empleo y cuál será su retribución. Se debe forjar en la mente del trabajador una concepción de su puesto de trabajo lo más ajustada a la realidad, de manera que no se frustre por haber tenido unas expectativas demasiado elevadas.

Por último, es conveniente que también se procuren buenos canales de comunicación horizontal. Se dbe promover que los trabajadores compartan su experiencia entre ellos y se muestren agradecidos y solidarios unos con otros. Trabajar en un equipo coordinado es más satisfactorio emocional y laboralmente y, además, más eficaz.